Lidren (neko_90) wrote,
Lidren
neko_90

Día 7

Justo la mitad... *Respira hondo* Allá vamos.

I.

Para: kirinae_vydreus    
Fandom: Original
Claim: Liz/Matt (Yeh, ya son claim oficial (?))
Rating: K+
Palabras: 651

Parte III



Sabía que ella había sido invitada a aquella boda, Helen se lo había comentado un par de veces. Sabía que iba a tener que verla, aunque guardaba un poco de esperanza, esperando que no se presentara. Había pasado prácticamente medio año desde aquello y casi lo había superado.

Sin embargo, cuando la vio sentada en la mesa, sola, no pudo reprimir el impulso de volver a hablar con ella. Algo en él le decía que era un tremendo error, que se arrepentiría. Que le lanzaría la copa a la cara y que no querría hablar con él. Y él lo habría entendido, porque se lo merecería. Y, de todos modos, lo intentó. Y se equivocó.

Sorprendentemente, había aceptado bailar con él. Incluso había llegado a pensar que podría mantener una conversación con ella. Pero las esperanzas se fueron abajo cuando sacó el tema. En medio de la pista de baile, dónde todo el mundo podía oirlos. Debería habérselo imaginado, pero no lo hizo.

Oyó la pregunta. ¿Por qué? decía. ¿Por qué qué? ¿Por qué la había dejado? ¿Por qué no le había dado un motivo? Había miles de porqués. Pero ninguno era el que ella le dijo.

¿Por qué me dejaste después de engañarme con otra?

¿Que la había engañado? Nunca la engañaría. No era de esos, por el amor de Dios. No sabía quién le había dicho tal cosa, pero desde luego, no era cierta. Sí, la había dejado, pero no había sido después de engañarla. Y el hecho de que ella lo hubiera estado pensando durante tanto tiempo, le molestaba de una manera que no se habría imaginado nunca. Sin embargo, ella seguía hablando, acusándole de cosas que no había hecho. Tenía que explicárselo. Él no la había engañado. Habían pasado cosas que ella no sabía, sí, pero eso no.

Estaba nervioso. Rabioso. Y ella no dejaba de acusarle, alzando la voz cada vez más. Quería que se callara. Necesitaba que se callara para poder escucharle. Y lo consiguió. O, como mínimo, dejara de llamar la atención de todo el mundo. Pero seguía enfadada. Al parecer, lo suficiente como para no querer ir a un lugar tranquilo, solitario y sin más personas que ellos dos para poder contarle la verdad. Y, antes de que se pudiera dar cuenta, ya había desaparecido por la puerta del baño. Mierda. Había huído. Se había encerrado en un lugar al que él no podía acceder -Posiblemente porque toda la sala le estaba mirando-.

Así que, esperando a que saliera, aunque fuera para irse de allí, se escondió entre las sombras. Cuando saliera de allí, tendrían una charla larga y tendida sobre lo que había pasado hacía medio año y lo que no había pasado de ninguna de las maneras.

Hablarían lo que no hablaron entonces por su propia cobardía. Porque no se atrevió a decirle la verdad y prefirió huir y dejarla en paz antes de hacerle más daño. La vio salir del baño, con el maquillaje corrido. Ha llorado, pensó. Y algo se removió en su interior. Algo que hacía que doliera el pecho, porque él era el causante de esas lágrimas. Tenía que haberlo imaginado; seis meses antes estaba enamorado de ella y habría dado su vida tan solo para que ella no derramara una sola lágrima. Huir como un cobarde no iba a hacer que dejara de quererla.

Al ver que no iba a marcharse, o al menos, no inmediatamente, decidió observarla un poco desde lejos. Apenas había cambiado. Seguía estando preciosa. Sentada en la mesa, mirando a todo y nada en concreto, con el maquillaje ligeramente corrido, se erguía orgullosa.

Había llegado el momento. Poco a poco se fue acercando a ella, silenciosamente, intentando que no le descubriera. Posiblemente aquella sería su última oportunidad para aclarar las cosas. Aquella vez no podría huir y esperar que todo se solucionara solo.

Porque el tiempo había pasado y nada se había solucionado.

II.

Comunidad: drabble_diario    
Tema: Destinos y metas
Palabras: 95

 
Sabía que aquel no era su destino en absoluto. Aquellas cosas no eran para gente como él. Sin embargo, estaba decidido a conseguirlo, fuera como fuera. Porque, sí, era cierto, aquellas cosas no estaban hechas para gente con una discapacidad, dirían algunos. La mayoría. Pero los sueños estaban hechos para gente como él. Gente que, además de soñar, se atrevía a luchar por sus sueños.

Gente que no se rendía.

Es por eso que a pesar de saber que no era su destino en absoluto, Tom aprendió a pintar a pesar de no tener manos.

III.

Fandom: Harry Potter
Claim: Arthur/Lucius
Advertencias: No slash
Prompt: No quiero
Para: kirinae_vydreus  
Palabras: 368

 
En Hogwarts, desde siempre, ha habido batallas. No eran más que batallas verbales, con duras e hirientes palabras, pero batallas al fin y al cabo. De esas batallas que son recordadas siempre como viejos rencores y que no como heridas que no sanan nunca y que escuecen toda la vida.

Muchas de esas batallas se han librado en nombre de la pureza de sangre. Batallas como la que protagonizaron Lucius Malfoy y Arthur Weasley. Ambos de familias de sangre pura. Ambos con visiones diferentes de lo que representaba la pureza de sangre en el mundo de la magia.

Y esta, como otras muchas batallas importantes a lo largo de la historia, fue una batalla inesperada. Porque cuando uno sale de la biblioteca, no espera ni quiere cruzarse un grupo de Slytherins encabezados por Lucius Malfoy, con ganas de pelea. Y llevar los deberes de Estudios Muggles encima no ayuda mucho. Muchas veces, la solución a estas batallas es simplemente, eludir el problema.

-Weasley, si sigues estudiando tanto a los muggles quizá aprendas como convertirte en uno de ellos. Y, de paso, nos harías a todos un favor.

Otras veces, la solución es enfrentarte al problema, por mucho séquito que lleve detrás. Arthur Weasley no es una persona a la que se le de bien insultar. No es un talento nato. Pero las palabras, a veces, aunque no sea para insultar, sí que le salen.

-La verdad es que no quiero hacerlo, pero aunque quisiera, tú no lo quieres realmente, Malfoy. No quieres que tu familia esté relacionada con lo muggle de ningún modo. Y recuerda que tú y yo somos parientes. Pero, ¿Sabes? Quizá lo intente, solo para ver tu cara cuando tengas que decir que en tu familia hay un muggle. Será todo un espectáculo.

Silencio. No se oía nada más en aquel pasillo delante de la biblioteca. La batalla había acabado y ya tenía un ganador. Aquella breve disputa -brevísima, en realidad- no fue más que una de las tantas que se habían llevado a cabo aquel curso. Y una más de las muchas que vendrían después.

Pero aquella fue, sin duda, una de las pocas veces que Lucius Malfoy se quedó sin nada que decir.



Total: Día 6+368+95+651= 10096

Zokutou word meterZokutou word meter
10,096 / 20,000
(50.5%)
Tags: f-harry potter, f-original, quinesob
Subscribe
  • Post a new comment

    Error

    default userpic

    Your reply will be screened

    Your IP address will be recorded 

    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 0 comments